50 años desayunando en Tiffany’s

24 Oct

Nuestra película favorita ha llegado a la madurez con un aspecto y vitalidad envidiable. Y cuantas más veces la proyecta esta vieja fábrica más maravillosa parece. Así que, ¡felicidades! Sí, sí a tí, ¡felicidades!

La cómica adaptación de la novela de Capotte que dirigió Blake Edwards, a pesar de contar las aventuras de un prostituta loca, bisexual y un tanto bipolar, nos hizo amarla, entenderla e incluso identificarnos con ella.

Es difícil imaginar Desayuno con Diamantes sin Audrey Hepburn. A pesar de que fue Marilin Monroe la primera candidata al papel. Nuestra querida Hepburn supo darle la frescura y loca ingenuidad a la que nos acostumbró en sus películas y que hicieron a sus personajes únicos y envidiables.

Tampoco George Peppard fue el elegido en un primer momento para el papel de escritor y gigoló. Pero supo amar a Holly ferozmente, ser su amigo y aliado y, por supuesto, enamorarla a ella y a nosotras.

Henry Mancini y Johnny Mercer, pusieron el broche de oro para que esta historia rompiera las barreras del tiempo y se perpetuase como el clásico que es. ‘Moon river’ ganó el Oscar a mejor B.S.O y a mejor canción.

En conclusión, hace medio siglo maravillosos elementos se unieron para crear lo que es hoy una historia imprescindible. Un clásico que no nos cansamos de ver cualquier tarde, solos o en buena compañía y que hace que deseemos un buen desayuno en Tiffany’s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: